VOTO RECHAZO PORQUE QUIERO A MI PAÍS
 
QUIERO REFORMAS NO REVOLUCIÓN
ESTRATEGIAS PARA LA DEFENSA DE LA DEMOCRACIA
 
Ante la inminente instalación de un gobierno totalitario, cuidadosamente coordinado desde la extrema izquierda, creemos muy necesario coordinar diversas iniciativas y comandos independientes por el rechazo a la nueva constitución.
 
Entendemos que por la naturaleza de los seres humanos con pensamientos liberales, será difícil lograr ponernos de acuerdo en muchas cosas, jamás tendremos la disciplina que consigue el adocrinamiento comunista.
 
Pero tenemos una tarea en común, que es salvar la constitución que nos permitió crecer.
 
Los principales puntos estratégicos son:
 
Desenmascarar las falsedades que esgrime la extrema izquierda.
 
Demostrar con ejemplos históricos los peligros de permitir la instalación de gobiernos totalitarios y sin contrapesos.
 
Demostrar mediante procesos reflexivos, cuáles han sido las herramientas de la extrema izquierda para tratar de obtener el poder a toda costa. Cómo se articula el vandalismo en coordinación con las acciones de organizaciones de derechos humanos y todo tipo de ONG creadas para manipular a las masas.
 
Demostrar sus contradicciones.
 
Denunciar las asociaciones ocultas con los medios de prensa.
 
Denunciar sus vínculos con fiscales y jueces.
 
Demostrar sus vínculos con organizaciones chavistas.
 
Llevar a la reflexión cuál es la relación entre un cambio constitucional y la supuesta solución de los grandes problemas sociales.
 
En lo posible, intentar que los compatriotas que han sido víctimas de condicionamientos ideológicos, se puedan liberar de la cultura asociativa, pseudoreflexiva, coercitiva, violenta y descalificadora que les impide poner a prueba la validez de los fundamentos revolucionarios.
 
Difundir los aspectos más relevantes del condicionamiento para manipulación de las masas que la izquierda extrema ha ido perfeccionando en su escuela internacional.
 
Si no existiera este grupo extremo, nuestra principal dedicación volvería ser el tratar de resolver problemas, pero es necesario distraer un parte de nuestro tiempo para enfrentar esta grave amenaza.